Jaguares, un triunfo necesario y esperado

Tras el parate por la ventana internacional de junio, la franquicia argentina derrotó 29-11 a los Bulls sudafricanos en Vélez.

Fue una noche de reencuentros...

Fue la noche del reencuentro con la victoria después de más de dos meses, la tercera conseguida en un Super Rugby en el que se habían depositado enormes expectativas después de lo producido por Los Pumas en el Mundial 2015 pero que muy pronto golpeó al plantel argentino con una realidad absolutamente diferente.

Fue la noche del reencuentro con la defensa que es una de las banderas del rugby argentino y que después de la terrible bofetada que significó el 27-0 en contra ante Francia había quedado seriamente dañada. Y cuestionada (adentro y afuera). Pero se recuperó la locura y la dureza en el tackle abajo y en los últimos 20 minutos, cuando el adversario tuvo la posesión de la pelota e intentó descontar la diferencia en el marcador, esa defensa que armó un cerrojo en la mitad de la cancha además empujó a los argentinos hacia adelante. Y la confianza que pudo haber recuperado el perdedor, después que una muy buena acción individual de su medio scrum Piet van Zyl le permitiera ponerse a sólo 12 puntos, acabó derrumbándose definitivamente.

Fue la noche, en definitiva, del reencuentro de un pack de forwards que fue la llave para ganar. Porque liderados por su capitán Agustín Creevy -bien secundado por Petti y Leguizamón-, los delanteros fueron cerrados y dinámicos, prevalecieron en el contacto y sometieron con el pick and go y el maul, una formación en la que cualquier equipo sudafricano encuentra su fortaleza pero que anoche le entregó al ganador dos de sus tres tries.

Jaguares superó a Bulls -un equipo disminuído por algunas ausencias, algo ordinario pero frontal y peligroso como cualquier seleccionado de su país- por 29 a 11 en una producción que bien pudo haber sido más brillante si las condiciones climáticas hubieran ayudado. Aunque, en definitiva, quizá el barro y el agua le permitieron a la franquicia argentina jugar de una manera inteligente para manejar los momentos del partido aun cuando el único lapso plenamente favorable fue el de los primeros 25 minutos.

En ese pasaje hubo obtención (en el line se robaron tres pelotas), disciplina (más allá del penal provocado en el primer minuto de juego) y tackle (Matera y De la Fuente comenzaron a destacarse en el rubro para terminar con diez y siete, respectivamente). Pero también hubo eficacia para marcar tries. El primero llegó luego de cuatro muy buenas intervenciones individuales -gran salida tomada por Leguizamón, notable kick cruzado de Sánchez y dos corridas punzantes de Montero y Cordero- que le permitieron anotar a Pablo Matera; y el segundo se produjo tras un enorme maul de 20 metros que terminó con Creevy apoyando en el ingoal de Bulls en una jugada que, casi calcada, le permitiría al hooker volver a apoyar a los 14 minutos del segundo tiempo.

Luego sobró corazón y cabeza para ganar. Lo primero lo pusieron todos. En lo segundo se destacó la pareja de medios que interpretó muy bien por dónde pasó el partido en cada instante, evidenciando de esta manera una mejoría en un aspecto del juego que es vital y que había fallado en anteriores presentaciones.

Hay mucho para mejorar y eso también es una realidad. La cantidad de penales (14), por ejemplo, debe bajar inexorablemente porque lo que se viene es nada menos que ante uno de los mejores equipos neocelandeses (Highlanders) y frente al mejor de los sudafricanos (Lions). Y los errores, en ambos casos, se pagarán mucho más caro.

Es vital cerrar el Super Rugby de la mejor manera más allá de los resultados. Porque luego este mismo grupo de jugadores tendrá los exámenes de Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia y la ventana de noviembre para terminar la temporada más exigente en la historia del rugby argentino con la misión de conseguir el mejor ranking con miras al sorteo del Mundial. Japón 2019 está mucho más cerca de lo que se cree.

El próximo sábado, Jaguares recibirá en Vélez al actual campeón del Super Rugby, Highlanders, en lo que promete ser y seguramente será un gran evento.

Síntesis:

Jaguares: 1. Nahuel Tetaz Chaparro, 2. Agustín Creevy (cap), 3. Ramiro Herrera; 4. Guido Petti, 5. Tomás Lavanini; 6. Pablo Matera, 7. Juan M. Leguizamón, 8. Facundo Isa; 9. Martín Landajo, 10. Nicolás Sánchez, 11. Manuel Montero, 12. Jerónimo de la Fuente, 13. Matías Moroni, 14. Santiago Cordero; 15. Joaquín Tuculet.

Ingresaron: 16. Julián Montoya por Creevy, 17. Santiago García Botta por Tetaz Chaparro, 18. Enrique Pieretto por Herrera, 19. Ignacio Larrague por Lavanini, 20. Javier Ortega Desio por Matera, 21. Gonzalo Bertranou por Landajo, 22. Matías Orlando por Moroni, 23. Lucas González Amorosino por Cordero.

Entrenador: Raúl Pérez

Tries: Matera, Creevy (2)

Conv: Sánchez

Pen: Sánchez (4)

Bulls: 1. Lizo Gqoboka, 2. Bandise Maku, 3. Marcel van der Merwe; 4. Jason Jenkins, 5. Marvin Orie; 6. Roelof Smit, 7. Lappies Labuschagne (c), 8. Arno Botha; 9. Rudy Paige, 10. Francois Brummer, 11. Jamba Ulengo, 12. Burger Odendaal, 13. Jesse Kriel, 14. Travis Ismaiel; 15. SP Marais.

Ingresaron: 16. Jaco Visagie por Maku, 17. Pierre Schoeman Gqoboka, 18. Werner Kruger por Van der Merwe, 19. Jannes Kirsten por Botha, 20. Renaldo Bothma por Smit, 21. Piet van Zyl por Paige, 22. Tian Schoeman Brummer, 23. Dries Swanepoel Odendaal.

Entrenador: Nollis Marais

Tries: Van Zyl

Conv:-

Pen: Brummer (2)

Cancha: Vélez Sarsfield

Árbitro: Craig Joubert

Banner-DDT-424x57.gif

© 2019 by DDT. Un blog de periodistas y amigos.

  • Facebook App Icon
  • Instagram App Icon
  • Twitter App Icon