top of page

Francia venció a Italia y Escocia ganó en Twickenham tras 38 años

El rugby champagne se dio una vuelta por el olímpico de Roma y le bastaron 80 minutos para dejar en claro dos cosas con la goleada 50-10 de Francia sobre Italia: la diferencia abismal entre ambos equipos y que el conjunto galo es uno de los grandes candidatos en el inicio del Seis Naciones 2021.



El debut de Juan Ignacio Brex con la camiseta italiana generaba expectativa de este lado del mundo pero el centro formado en San Cirano poco pudo hacer ante tanta superioridad. Porque en el primer tiempo lo que caracterizó a Francia fue la concentración y la efectividad. Así, con un poco de paciencia y aprovechando cada ataque que tuvo armó una diferencia que en el complemento todos sabían que Italia no iba a poder remontar.

Dylan Cretin (6'), Gael Fickou (27') y Arthur Vincent (30') le pusieron la firma los tries en la primera mitad para irse al descanso 24-3 con las conversiones y el penal de Matthieu Jalibert. Italia mostró intenciones, tuvo la posesión pero no tuvo las ideas para poder llegar al ingoal. Solo un penal de Paolo Garbisi pudo sumar para romper el cero.

Sin presión y con una buena diferencia en el complemento Francia se lució un poco más. Los tries no tardaron en aparecer con Brice Dulin (49'), Antoine Dupont (53') y un doblete de Teddy Thomas (56' y 74'). Italia poco pudo hacer ante tamaña superioridad y se quedó con el try del honor a través de Luca Sperandio. Sin embargo, Francia le mostró su jerarquía, experiencia para este tipo de partidos y sobre todo el buen juego que lo caracteriza en los últimos tiempos.


 

EL GRAN GOLPE ESCOCÉS

No se da todos los días y para Escocia, tantas veces golpeado por los resultados en las últimas décadas, era el momento para el desahogo porque Inglaterra era el favorito y porque pocos imaginaban el triunfo por 11-6 de los del Cardo ante los de La Rosa. El visitante se aferró a su libreto, dejó todo en cada tackle y construyó un triunfo histórico en Twickenham que cerró una racha de 38 años sin victorias en tierras inglesas.



Lo ganó con justicia porque incomodó al equipo de Eddie Jones que nunca pudo encontrar la llave para inquietar al equipo escocés. Con el pie de Finn Russell se encargó de tener el juego siempre lejos y cuando merodeó los 22 metros del rival intentó por lo menos llevarse tres puntos. Fue el protagonista en el primer tiempo, con vaivenes para ambos en el scrum, aunque el que mas lo padeció fue Escocia. El escueto 8-6 parcial a favor de los escoceses tenía gusto a poco por lo visto dentro del campo de juego. El try de Duhan van der Merve y el penal de Finn Russell era lo concreto ante un trámite que ameritaba una diferencia mayor.

En el segundo tiempo todo fue más engorroso para ambos. Inglaterra nunca logró despegar y se quedó con los dos penales de Owen Farrell en la primera mitad, tampoco pudo quebrar la exitosa defensa que le impuso el rival y en el banco de suplentes no encontró las herramientas para torcer el rumbo. Finn Russell marcó los únicos tres puntos y Escocia se aferró a la victoria, fuerte, con pasión, para que no se la arrebaten y con mucho tackle, una de las banderas del histórico triunfo en Twickenham.


six nations - scrum.

コメント


bottom of page