Inglaterra no dejó dudas ante Australia y es semifinalista

Inglaterra goleó 40-16 a Australia en el primer cuartos de final del Mundial de Japón y aguarda en semifinales por Nueva Zelanda.

Cuando Pocock logra pescar una pelota en sus cinco y desactivar un buen ataque inglés, parece haber fortaleza en la defensa australiana. Pero Inglaterra es sereno, agota los lados, abre la cancha con sus wingers y tiene la posesión. Desde ahí, desde ese dominio intenta con Watson. No puede y termina May apoyando el primer try de la fase decisiva del Mundial de Japón.

El propio Pocock quiere colgar, en ataque, una pelota a Lealiifano. Pero Slade está despierto, con los ojos bien abiertos para robarla. Tiene piernas frescas, tal vez por las dos semanas libres que tuvo Inglaterra al cancelarse su partido con Francia. Y la precisión con el pie para que el encendido May apoye nuevamente.

Ese primer tiempo se juega también en el aire, con una batalla generacional de alas: Pocock-Hooper vs. Underhill-Curry.

El complemento, prende la ilusión de Cheika en la explosión de Koroibete. Es que la buena puntería de Lealiifano en la primera parte, le permite ahora quedar a tiro: 17-16, para los de Jones.

Es solo una ilusión, un momento fugaz. Porque Farrell lee y ejecuta. Porque Sinckler genera un ángulo digno de Tuilagi, apoya el tercer try y le tira tierra a las esperanzas de los Canguros.

La buena defensa de Inglaterra desactiva los tímidos intentos de Australia. Es sútil, casi imperceptible, como cuando a la rana se la cocina en agua que se va calentando. La Rosa de Eddie Jones tiene hambre y sabiduría.

Beale se vistió del Quade Cooper menos valorado, intentó un salteo y Watson interceptó para sentenciar, para cerrar la participación de los Wallabies en Japón 2019. Y para poner otro ladrillo en el sueño del segundo título inglés.

scrum. wr.

Banner-DDT-424x57.gif

© 2019 by DDT. Un blog de periodistas y amigos.

  • Facebook App Icon
  • Instagram App Icon
  • Twitter App Icon