"CRaR me pidió un valor muy alto por el pase"

Cuando el venidero fin de semana el Círculo Rafaelino de Rugby inicie la pretemporada de cara al Top Ten del Torneo Regional del Litoral que dará inicio en marzo, no estará Nicolás Gutiérrez. Uno de los líderes del pack de forwards del Verde confirmó con 35 años, recién cumplidos, su retiro como jugador, luego de diez temporadas ininterrumpidas disputando el TRL con el CRAR.

Si bien el desgaste de muchos años, la exigencia del día a día para estar a tono con la competencia, las obligaciones personales y laborales podían inducir a que esta decisión era en cierto modo previsible, el propio protagonista confirmó que obedeció también a un desencanto por una situación personal con la dirigencia. Dos posturas encontradas en las que no hubo acuerdo y donde el tercera línea salió perjudicado, de acuerdo a sus palabras. “Es una decisión que vengo pensando hace un tiempo. Todos los años me pasa lo mismo, es como que los chicos saben que estoy pero me toca arrancar un poco mas adelante porque siempre lo pienso, y termino cumpliendo otra temporada. Me costaba muchísimo porque siempre fui cien por ciento incondicional. Hoy me lo replanteo, porque en mi vida me perdí muchas cosas”, analizó en su introducción. No es casualidad los diferentes tiempos verbales. Porque evidentemente cuesta dejar atrás el jugador, hasta que llega la hora de admitirlo. Ese jugador que en pos de una imagen que transmita valores a los más jóvenes, como el compromiso, enumeró que “no fui a un bautismo de un sobrino por jugar los sábados; tengo amigos en Capital y en la costa que no he ido a los casamientos después de haber compartido un montón. Porque cuando me subí a un barco no me puedo bajar. Y como fui uno de los referentes, no estar un fin de semana no estaba dentro de mis planes”.

DECEPCION “Este año me pasa que después de ya diez temporadas en el CRAR, cinco en Buenos Aires (jugó en Banco Nación) y dos en primera antes de irme, o sea doce en el club, tomé la decisión de retirarme después de un hecho que termina de confirmármelo”, mencionó inicialmente sobre la cuestión. Detalló que “la primera parte del año la iba a hacer en España. Me iba a ir el 25 de enero hasta julio. Un club de allá, Ferrol Rugby Club, me contactó para buscar el ascenso y me ofrecieron para que sea profesor y jugador. No se dio por una cuestión económica, CRAR me pidió un valor más que importante, un costo demasiado alto, yo la verdad no pensaba que el rugby tenía esos valores y me limitó irme. El club allá es chico, es de ascenso, yo arreglaba mi sueldo, mi estadía, comida, pasajes, pero el valor del pase era imposible de pagarlo. Al no darse esa oportunidad tomo la decisión de alejarme del rugby”. Agregó que “mis planes eran ir a España a sumar experiencia, divertirme, jugar, y en julio volver tal vez como jugador. El tema es que al no darse eso, ya está, me comprometí laboralmente con otras cosas y encararé el año alejado del rugby cien por ciento. Mi idea en un futuro es ser entrenador pero no se si acá en CRAR o en otro lado. Pero sí quiero ser entrenador y dedicarme a esta que es una de mis pasiones”.

LO QUE QUEDA PENDIENTE Aún luego de su dilatada trayectoria, Nico reconoció que le hubiera gustado jugar el Top Ten. El plantel superior de CRAR necesita de todos, admitido por dirigentes y entrenadores, y sin dudas su aporte hubiera sido nuevamente valioso. Pero la decisión está tomada. “La verdad hicimos un gran esfuerzo con el grupo el año pasado para mantenernos dentro del Top Ten y me queda pendiente jugar ese torneo, el mas fuerte. Pero también me queda pendiente las ganas de jugar afuera, de ser amateur-profesional, esa situación intermedia como la que se presentaba ahora”, enfatizó para posteriormente explayarse sobre sus satisfacciones. “Logré jugar en un club de primera de URBA, logré jugar en el seleccionado de Santa Fe durante varios años. En mi primera del Club fui gran parte responsable con un grupo de chicos que el club esté donde esté, por todo eso estoy muy contento”, destacó. Ampliando ante la consulta de qué cosas lo dejaban feliz, mencionó que “me deja feliz mis compañeros, todos los momentos que viví y el reconocimiento de los chicos; de los mas grandes, de los ex dirigentes que hoy están cumpliendo otra función, donde ellos están siempre con un saludo, con el apoyo, brindándome emociones y verlos emocionarse con nosotros, junto a la primera del club que es un premio bastante grande”. En el párrafo final de la nota, puntualizó que “me voy del club mostrando bases sólidas de lo que tiene que ser un jugador de rugby en cuanto a compromiso, responsabilidad y varias cosas mas. Sobre esta situación, la verdad que no me lo esperaba. Pensé que con 35 años podía haber algo de consideración…es como que hablábamos dos cosas diferentes y eso me alejó, porque mas allá del amor al club, del respeto hacia todo el trabajo que se viene haciendo, esta vez es mas fuerte que yo y va en contra de mis principios”.

Fuente: Todo a Pulmón.