Una utopía llamada All Blacks

 

Ayer por la noche el Seleccionado Argentino de rugby cayó con Nueva Zelanda por 35-17 y así sumó su tercera derrota en lo que va del Rugby Championship. El Estadio José Amalfitani albergó a más de treinta mil almas que pudieron ver consagrarse campeones nuevamente de este torneo a los hombres de negro. Por la última fecha, los Pumas recibirán en Salta a los Wallabies el próximo sábado. 

 

 

La ilusión de conseguir una victoria, no fue más que eso y empezó a desvanecerse desde muy temprano. Los primeros minutos encontraron al equipo argentino instalado en campo rival, tomando la iniciativa, pero sin poder lograr una mayor profundidad en el ataque. Debido a esto, Beauden Barrett se vio obligado a tener que efectuar largos kicks para salir de su zona, está claro que los mejores del mundo no tienen ningún problema en tener que tomar estos caminos en cualquier circunstancia, porque eso es lo los hace aún más gigantes, su simpleza y efectividad para el juego. De tanto insistir, a los 5’ llegó un penal facturado por Nicolás Sánchez, pero la ventaja duraría muy poco. 

 

Con un line en campo celeste y blanco y una jugada elaborada que le dio metros para ganar terreno a Waisake Naholo y romper la defensa, llego la habilitación para Rieko Ioane y en una combinación de wines llegó el primer try neozelandés. Luego el apertura argentino tuvo la posibilidad de volver a sumar de tres con un penal, pero se fue desviado y perdió la chance. Y ocasiones malogradas contra este rival, lo pagas caro ineludiblemente. Porque en los minutos siguientes llegaría la segunda conquista negra, en manos de Naholo, debido a un error en la obtención del line, algo que sería repetido durante toda la noche de Liniers. Durante el desarrollo del primer tiempo ya se podía apreciar que el punto más débil del conjunto de Mario Ledesma serían las formaciones fijas (line y scrum) y se cae de maduro que el aprovechamiento de los errores del rival es una de las grandes virtudes de Steve Hansen y sus dirigidos. 

 

Promediando la media hora de juego, el match entro en una especie de meseta ya que se disputaba mucho en mitad de cancha. La leve lluvia que caía ayudó a que los jugadores argentinos cometieran muchos errores en el manejo de la ovalada. El partido también tuvo algunas jugadas al límite desde el rigor físico que imponían los Kiwis. Esto se vio en mayor dimensión cuando Bautista Delguy recibió un rodillazo en la cara por parte de Codie Taylor y al perder el control de la pelota, Ioane la intercepta y con un sprint de 30 metros logró convertir un nuevo try. Una jugada que despertó las quejas del equipo argentino y desde las tribunas bajaron silbidos al ver la decisión del referee de sancionar el try, ya que interpretó que el golpe se dio debido a un empujón sobre el hoocker de Nueva Zelanda. Minutos más tarde, el back surgido en Pucará tuvo que dejar el campo por el golpe y en su lugar ingresó Sebastián Cancelliere. 

 

Poco tiempo de juego quedaba cuando Argentina finalmente logró instalarse a metros del in goal rival luego de intentos fallidos en la conducción del juego. Mucho pick and go para vulnerar la barrera impuesta por los hombres de negro, hasta que luego de tantas infracciones, Sony Bill Williams vio la tarjeta amarilla. Pero de poco sirvió ya que los errores volvieron a hacerse presente en zona de definición y el combinado nacional se fue al descanso con un 21-3 parcial. 

 

El masivo publicó que se encontraba en Vélez vivía una mezcla de nerviosismo, tristeza, pero a la vez caras de asombro por los movimientos que tenían los All Blacks y las cosas impensadas que hacían, y el “hoy se puede” de a poco se fue transformando en “contra estos es imposible”. 

 

El descanso no sirvió para que Los Pumas mejoren el temple, se los vio algo nerviosos a pesar de dominar durante los primeros diez minutos. Pero la falta de puntos y más errores en el line aumentaron el nerviosismo. Y el escollo que habia enfrente respondió como nos tiene acostumbrados desde hace mucho tiempo, marcando puntos ante cada ocasión. A los 15', Patrick Tuipulotu coronó el empuje del maul con un try. 

 

Ledesma movió el banco tempranamente y sacó del campo al medio scrum y al capitan para los ingresos de Cubelli y Julian Montoya, cambios que le dieron aire a los Pumas y ese refresco colaboró para que se llegará al primer try del partido de la mano del recién ingresado, Tomas Cubelli. Aunque con una diferencia menor se creia estar cerca, el rival mostraba seguridad total en todo sentido y una sensación de que habían sacado el pie del acelerador, pero en cuanto se decidieran podian cerrar el partido en un abrir y cerrar de ojos.La levantada argentina continuó y en una genial conexión verdulera Jero De La Fuente produjó un kick rasante al fondo del campo que Emiliano Boffelli llegó a capturar gracias a su tremenda velocidad en carrera, para que despues de dos fases con los forwards y con la inercia del ataque, sea el mismo Emiliano que logre apoyar el segundo y último try del partido para Argentina. Minutos despues debio dejar el campo por un golpe en la cabeza por parte de Naholo. Porque ellos son así, te pasan por arriba y no sólo en el resultado, y más que nunca quedó evidenciado en este encuentro. El cierre lo dio Anton Lienert Brown tras una jugada de scrum y una maravillosa asistencia de Richie Mo’unga.  

 

Sin despeinarse, el vigente campeón del mundo dio una muestra de carácter venciendo a la Argentina luego de dos derrotas consecutivas frente a Australia y Sudáfrica, y se coronaron campeones del Rugby Championship una fecha antes de su finalización. Por otro lado, el conjunto argentino tiene que pensar rápidamente en el próximo sábado, donde tiene una cita más que importante, un triunfo frente a Australia redondearía un muy buen torneo en estos primeros meses de Mario al frente del seleccionado.

 

SÍNTESIS 

 

LOS PUMAS (17): 1- Nahuel Tetaz Chaparro, 2- Agustín Creevy, 3- Ramiro Herrera, 4- Guido Petti, 5- Tomás Lavanini, 6- Pablo Matera, 7- Marcos Kremer, 8- Javier Ortega Desio, 9- Gonzalo Bertranou, 10- Nicolás Sánchez, 11- Bautista Delguy, 12- Bautista Ezcurra, 13- Jerónimo de la Fuente, 14- Matías Moroni, 15- Emiliano Boffelli. 

 

Cambios: PT 33' Sebastián Cancelliere por Bautista Delguy, ST, 10' Julián Montoya por Agustín Creevy y Tomás Cubelli por Gonzalo Bertranou, 15' Santiago Medrano por Herrera y Matías Alemanno por Petti, 22' Matías Orlando por Ezcurra, 28' Juan Pablo Zeiss por Tetaz, 29' Juan Manuel Leguizamón por Kremer, 32' Bautista Ezcurra por Boffelli. 

 

Entrenador: Mario Ledesma. 

 

Tries: 19’ ST Tomás Cubelli, 27’ ST Emiliano Boffelli convertidos por Nicolas Sanchez 

 

Penales: 5’ PT Sánchez 

 

Amonestados: No hubo 

 

 

 

ALL BLACKS (35): 1 Karl Tu’inukuafe, 2 Codie Taylor, 3 Ofa Tuungafasi, 4 Samuel Whitelock (c), 5 Scott Barrett, 6 Shannon Frizell, 7 Sam Cane, 8 Ardie Savea, 9 TJ Perenara, 10 Beauden Barrett, 11 Rieko Ioane, 12 Sonny Bill Williams, 13 Ryan Crotty, 14 Waisake Naholo, 15 Ben Smith. 

 

Cambios: ST, 10' Patrick Tuipulotu por Sam Whitelock y Angus Ta’avao por Tuungafasi, 15' Tim Perry por Tu’inukuafe y Anton Lienert-Brown por Williams, 19' Richie Mo’unga por Ben Smith, 20' Nathan Harris por Taylor, 26' Jackson Hemopo, por Frizell y Aaron Smith por Perenara. 

 

Tries: 7' PT Rieko Ioane y 17' PT Naholo, 30' PT de Rieko Ioane todos conv. por Beauden Barrett, 15' ST Try de Patrick Tuipulotu conv por Barrett, 32' ST Lienert-Brown conv. por Mo'unga  

 

AMONESTADOS: PT, 37' Sonny Bill Williams  

 

Estadio: José Amalfitani, Buenos Aires. 
Árbitro: Mathieu Raynal (Francia). 

Please reload

Banner-DDT-424x57.gif

© 2019 by DDT. Un blog de periodistas y amigos.

  • Facebook App Icon
  • Instagram App Icon
  • Twitter App Icon