Welcome To The Jungle

Un Fan Zone lleno, animación y sorteos, colas para participar de las membresías, un escenario con una banda en vivo, mucha emoción y de fondo, un equipo que invita a ser seguido de cerca.

A las 18 en punto arrancó el animador desde la cancha, y cinco minutos después Los Totora apuraron sus clásicos con la arenga incesante del conductor. Mientras tanto los jugadores de los dos equipos empezaban a calentar, una mitad de cancha para cada uno. Las tribunas se fueron llenando más cerca de las 18.30 y ya para eso el Fan Zone -el sector lindero al estadio con el patio de sponsors, juegos y venta de comidas- había explotado de grandes y chicos que jugaron y se divirtieron y además hicieron metros de cola para anotarse en el "Club Jaguares".

Luego, las porristas, la mascota todavía sin nombre y la salida de los equipos. Fuegos y "Welcome to the Jungle" de los Guns. Bienvenidos a la jungla.

18.40 en punto dio inicio el partido, cuatro minutos después, el primer penal adentro de Cruden, y los errores y los detalles como en todos los partidos de alta competencia, tomando protagonismo. Cada error cuesta puntos.

Desde el minuto cero las intenciones fueron las de siempre, juego, dinámica y control. Un primer arranque con espacios para desbordar con Cordero y un off load para Jerónimo que no llegó a destino pero que despertaron los primeros aplausos, junto con el scrum argentino que colaboraba en tener a la gente animada y esperando lo mejor.

A los 8' empató Sánchez con un penal luego de una escapada de Landajo. Adentro y una bomba de estruendo acompañaba el aplauso y el festejo en las tribunas en cada penal acertado.

El scrum seguía yendo para adelante y provocando dolores de cabeza a Chiefs, hasta que de un line en 5, maul arrasador mediante, apareció el capitán apoyando el primer try de Jaguares y otra vez el estadio en ebullición.

Dos errores seguidos, detalles, una pelota que se cae y un line que se pierde, y dos tries casi consecutivos ponían arriba a Chiefs 13-8 promediando el primer tiempo.

En el medio, un poco de magia, un rever pass de Creevy, uno de faja de Hernández como en el mejor básquet mantenían a la gente con las manos rojas de aplaudir y alentando. Un poco de show.

Sánchez acortaba con un penal y acto seguido dos corridas, primero Cordero y después Landajo arrimaron al local al terreno de Chiefs, que resistía pero ganaba por lo práctico y eficiente para aprovechar los errores.

El equipo argentino intentaba y quedaba la sensación de que el primer acierto en el último pase se traduciría en ir profundo y tener chance de try. Por detalles y fallas en el último tramo de cada jugada no sumó puntos en ese lapso.

Otro corte de Landajo por el centro de la cancha, y otra vez sin apoyo cercano terminó en penal y amarilla para el medio scrum Kerr-Barlow de Chiefs y tres puntos para que Jaguares se ponga 14-13 e irse al descanso arriba en el score, con poca diferencia por todo lo que intentó y por el mayor tiempo de posesión durante los primeros 40.

Otra vez Los Totora en el entretiempo, con "Marchate Ahora" y un par de hits cumbieros más y el inicio de la segunda parte.

De arranque y con uno menos penal factible de frente y McKenzie que facturaba tres más. Chiefs otra vez arriba, 16-14. Luego vino el bajón, un rato de confusión y errores de todo tipo en el manejo. Chiefs planchó una serie de scrums y se quedó con un free kick regalado por el árbitro en terreno jaguar, bien manejada la posesión y try en la punta de Lowe. Golazo de McKenzie desde la punta y 23-14 arriba el visitante, casi casi sin merecerlo y con las pocas chances que tuvo.

La formación que mejor funcionaba, el scrum, se estancó, Chiefs conseguía derrumbar, y de un scrum en terreno de Jaguares, McKenzie erró un penal fácil pero que denotaba la caída en el rendimiento de Jaguares y la levantada de los de Nueva Zelanda.

Los cambios, varios de ellos muy necesarios, buscaron darle aire a un equipo que quería volver al protagonismo inicial, el de la primera etapa. Pero del letargo nos sacó Cordero, desde las 22 propias metió un sprint hasta las 22 contrarias, quedando frente a la última línea de tackle de Chiefs, con Moroni a su izquierda como único apoyo, decide patear la pelota sin que ninguno de los dos capitalice el rastrón, aunque en una segunda jugada hubo clara chance de try que el árbitro decidió dar por terminada por pelota trabada. De esa corrida de Cordero para poner a su equipo en terreno rival, vino una secuencia de scrums y la mano de Pollock, árbitro del encuentro, para enderezar una situación que parecía en picada para Jaguares. Primero con try de Landajo, TMO mediante, y la gente explotando con el 23 - 21 arriba, y luego una memorable corrida de Isa, embistiendo y habilitando a Moroni, que decidió pisar para un costado y desairar a la última marca corriendo derecho los muchos metros que todavía lo separaban del ingoal. Pedazo de try. 26-23 y cuatro minutos por jugar.

La respuesta no se hizo esperar, de una última pelota y una espectacular serie de pases, en lo que pareció un try tan sencillo como inesperado y fantástico, los Chiefs volvieron a dar vuelta un partido que los mostró superiores en el segundo tiempo y que por la cantidad de tries -4 los de NZ y 3 los argentinos- y los 10 puntos de McKenzie -crack de 19 años- parece quedar en paz con la idea de un triunfo visitante.

De todas maneras, hay que decirlo, por el recibimiento, por las tribunas, por el show, por el nivel de Jaguares en general, y por las ganas de jugar todo el tiempo, vale más que nunca el estribillo de los IVK que sonaba en el inicio: Welcome To The Jaguar House.

Acá, el compacto del partido:

Banner-DDT-424x57.gif

© 2019 by DDT. Un blog de periodistas y amigos.

  • Facebook App Icon
  • Instagram App Icon
  • Twitter App Icon